in

Cómo arreglar un controlador de Xbox One que no se enciende

xboxonecontrollerwontturnon1 5be23c52c9e77c00512c1fac

Nada te saca del juego más rápido que un controlador de Xbox One que no se enciende. Aunque es bastante resistente, puede averiarse por varias razones. Por lo general, puede notar que no funciona cuando el botón Xbox no se enciende. Cuando un controlador funciona normalmente, presionar el botón Xbox hace que parpadee y luego permanezca encendido.


Algunos problemas que impiden que se encienda un controlador de Xbox One pueden requerir reparaciones profesionales o requerir que compre un controlador de reemplazo. Sin embargo, hay varias cosas que puede intentar primero para resolver el problema. Detallamos estos pasos de solución de problemas a continuación.





Razones comunes por las que un controlador Xbox One no se enciende

La mayoría de los problemas que impiden que se encienda un controlador de Xbox One están relacionados con las baterías o los contactos de la batería, el kit de carga y reproducción, problemas de firmware o fallas internas del hardware. Algunos de estos se pueden arreglar en casa y otros no.


Estos son los problemas más comunes que pueden evitar que un controlador de Xbox One se encienda:


  • Pilas: La razón más común por la que un controlador de Xbox One no se enciende tiene que ver con las baterías. Si las baterías están gastadas o necesitan una carga, no se encenderá. Tampoco se encenderá si las baterías están instaladas incorrectamente.
  • Contactos de la batería: El controlador no se enciende si los contactos de la batería están gastados o doblados demasiado. Tampoco se encenderá si las baterías no hacen contacto firme por cualquier otro motivo.
  • Problemas con el cable de carga: Si usa un kit de carga y reproducción para cargar el controlador, el cable puede estar dañado. Estos cables fallan internamente, por lo que no necesariamente se puede decir que está dañado con solo mirarlo.
  • Problemas de firmware: Es posible que un controlador no vuelva a encenderse cuando se interrumpe una actualización del firmware del controlador.
  • Fallos internos: A veces, algo está físicamente roto dentro del controlador que impide que se encienda.

Cómo arreglar un controlador de Xbox One que no se enciende

A continuación, se incluyen algunos consejos y soluciones de resolución de problemas para una variedad de problemas del controlador Xbox One:


  1. Revise las baterías. Retire el compartimiento de la batería en la parte posterior del controlador. Retire cada batería y verifique que esté insertada en la dirección correcta. Si se instaló incorrectamente, vuelva a colocarlo en la dirección correcta. Si ambas baterías están instaladas correctamente, instale un par de baterías nuevas.

    No saque las baterías de un dispositivo diferente. Para estar seguro de que el problema no son las baterías, use un par nuevo recién sacado del paquete o un par de baterías recién cargadas.

  2. Verifique los contactos de la batería. En lugar de usar resortes como algunos dispositivos electrónicos, el controlador de Xbox One usa pestañas de metal que se doblan ligeramente cuando instalas las baterías. Estas pestañas pueden doblarse permanentemente si se aplica demasiada fuerza y ​​pueden atascarse o debilitarse con el tiempo. Quite la tapa de la batería y las baterías, y examine los contactos en el lado derecho del compartimiento. Los contactos deben extenderse en ángulo. Si alguno de ellos está doblado, use un destornillador pequeño u otra herramienta de palanca para doblarlo hacia afuera con cuidado.

    No intente hacer palanca en los contactos con las baterías instaladas. No aplique fuerza excesiva. Si no se siente cómodo con esto, pídale ayuda a alguien que tenga más experiencia con este tipo de trabajo.

  3. Prueba el kit de carga y reproducción de Xbox One. El cable podría estar gastado o roto. Asegúrese de que esté bien conectado en ambos extremos. Si ese no es el problema, desconéctelo de la Xbox One y conéctelo a un puerto USB diferente en la consola. Si el controlador aún no se enciende, desconecte el cable Play & Charge y pruebe con un cable micro USB diferente.


  4. Actualice el firmware. Los controladores de Xbox One dependen del firmware para funcionar correctamente. Si se corrompe o se interrumpe una actualización al apagar la consola, el controlador no se encenderá.


  5. Conecte el controlador a través de USB. Cuando todo lo demás falla, conecte el controlador Xbox One a la consola directamente con un cable USB. En algunos casos, un controlador inalámbrico que no se enciende con las baterías instaladas o con un kit de carga y reproducción funcionará cuando se conecte con un cable USB. Si su controlador funciona cuando está enchufado, considere comprar un cable USB a micro USB largo y usar el controlador en modo cableado. Si esta solución no funciona, es posible que el controlador tenga una falla interna y requiera reparaciones profesionales.


  6. Póngase en contacto con Microsoft para obtener asistencia al cliente. Si ninguna de las soluciones anteriores funciona, puede ser el momento de buscar asistencia al cliente. Si su controlador está en garantía, probablemente pueda obtener un reemplazo.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

word primary 100025314 large 100259787 large

Cómo realizar un seguimiento de los cambios en Microsoft Word sin volverse loco

FUTC6VIJGSGQYXU

Cómo hacer tu gorro de graduación con bricolaje: 6 pasos